sábado, 12 de septiembre de 2009

Leer gratis

Incluso a una bitácora tan joven y modesta como esta vuestra casa llegan rebotados muchos navegantes que buscan el título X para descargar, el título X gratis, el título X en PDF... Dicho "título X", la mayoría de las veces, no denomina ninguna obra descatalogada o difícil de encontrar en las tiendas por cualquier otro motivo, sino que el navegante explorador podría hacerse fácilmente con ella por la vía rápida: saliendo a la calle o sentándose frente al ordenador y entrando en su tienda física o virtual favorita. Ergo: pagando. Ergo: no mola.

La recomendación que sigue a continuación viene de alguien que todavía no tiene e-book que valga, pero que si lo tuviera sabría exactamente por dónde le gustaría empezar a devorar la memoria del cacharrito. (También viene de alguien que opina que esto ya debería ser más que archisabido por el grueso de la población lectora, pero a quien la experiencia le sugiere que si hasta el mueble más básico del catálogo de IKEA viene con su correspondiente manual de instrucciones, por algo será.)

En primer lugar, antes de entrar en harina y empezar a hablar de obras completas, me gustaría realizar una observación que quizá a muchos les resulte obvia: prácticamente todas las editoriales tienen su propia página web, y en prácticamente todas estas páginas web se pueden descargar unas páginas de avance (incluso varios capítulos, en algunos casos) de los títulos que componen su catálogo. Sin ánimo de intentar regalarle publicidad encubierta a nadie, baste decir que recomiendo visitar los portales oficiales de nuestras editoriales favoritas y echarles un vistazo a esas páginas o capítulos de avance; a más de uno le pueden evitar compras de ésas que consiguen que uno se arrepienta más tarde de haber aflojado la mosca.

Cuando uno acumula ya cierto número de lecturas a sus espaldas, es inevitable que desarrolle su propio criterio y cierta predilección por algunos autores en especial. También ahí estamos de suerte: muchos escritores gustan de tener su página web personal (o a muchos agentes literarios les gusta que sus escritores las tengan), donde en términos más o menos personales exhiben su obra y, en la inmensa mayoría de los casos, ponen parte o la totalidad de sus textos a disposición del navegante. Sin ánimo de elaborar una lista exhaustiva:

Paolo Bacigalupi: Descubrí a este joven autor gracias a su relato The People of Sand and Slag, incluido en la antología Wastelands: Stories of the Apocalypse, el cual me gustó lo suficiente para molestarme en buscar más cosas suyas. Entre ese momento y el presente, Bacigalupi ha sacado a la venta su primera incursión en las distancias largas, The Windup Girl. Ahora, curioso por catar su debut novelesco, sólo tengo que visitar la página de su editor, Nightshade Books, y descargarme el PDF de Windup Stories, el cual incluye dos historias ambientadas en el mundo de The Windup Girl. Lo cual recomiendo, por cierto; me da, y ojalá no me equivoque, que Bacigalupi dará que hablar entre la afición española en cuanto algún editor avispado se anime a desembarcarlo en nuestras costas.

Hablando de Nightshade Books, ya que estamos en su página, ¿por qué no descargarnos de forma legal y totalmente gratis Exhalation, la nueva joya en la corona de Ted Chiang, o un adelanto de Incandesce, lo último del genial Greg Egan? Y así con prácticamente todos los escritores que nos gusten o sobre los que nos gustaría saber algo más, más fácil imposible.

También podemos quedarnos dentro de nuestras fronteras, cómo no: dentro del género, uno de los escritores más prolíficos y dadivosos con su obra es Santiago Eximeno. No es sólo que puedan encontrarse relatos suyos en prácticamente todas las páginas webs dedicadas en mayor o menor medida a la literatura de género, sino que incluso su novela Asura está ahora a un clic de distancia, enterita, cortesía de AJEC.

¿Que hemos oído hablar de La última noche de Hipatia, lo nuevo de Eduardo Vaquerizo, pero no estamos seguros de si estará a la altura de la trepidante Danza de tinieblas? Pues nada, otro clic y solucionado el misterio.

Podría seguir desgranando nombres, pero creo que ya nos vamos haciendo una idea de cómo funciona esto de "leer gratis". Tan sólo añadir, antes de terminar, las direcciones de dos páginas que visito con asiduidad cuando el cuerpo me pide leer en la pantalla relatos y aventuras por placer, y no por negocios: El resto es silencio, portal en español donde se recogen cuentos de firmas tan destacadas como César Mallorquí, Elia Barceló o Juan Miguel Aguilera, por citar sólo unos pocos; y Suvudu, página en inglés donde periódicamente se liberan apetitosas novelas completas de escritores de renombre. La última: Perdido Street Station, de China Miéville.

1 comentario:

  1. Esta entrada desprende cierto tufillo a perogrullada, ya lo sé y espero que me lo perdonéis, pero va dirigida a quienes va dirigida. También ellos saben quiénes son.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails