sábado, 24 de octubre de 2009

Paranormal Activity, de Oren Peli

¿Cuánto tiempo hacía que no me asustaba viendo una película? La pregunta es retórica pero no capciosa: como aficionado al terror, me he preguntado varias veces en qué momento saltó en mi cabeza ese fusible que me insensibilizó a los sustos y me dejó con la capacidad de disfrutar de una buena "peli de miedo", sí, pero también privado de la ingenuidad necesaria para creerme que podían existir monstruos peores que el ser humano. De las placenteras pesadillas con cara de Boris Karloff caracterizado de Frankenstein o con el dedo de un Donald Sutherland boquiabierto apuntándome delator, pasa uno a entretenerse con las acrobacias oníricas de Freddy Krueger, o a reírse incluso con algunas de las nuevas y descafeinadas versiones de los mitos del vampiro y el hombre-lobo. Tan sólo un subgénero ha mantenida viva en mí todo este tiempo la capacidad de pasar miedo de verdad: el de las casas encantadas. Por eso tengo en un pedestal libros como House Of Leaves... y por eso he disfrutado tanto con Paranormal Activity.


Gestada a modo de exorcismo personal hace un par de años por su director, Oren Peli, quien al parecer comparte conmigo el repelús por los fantasmas, Paranormal Activity desembarca en Europa vía la segunda etapa del Fantasy Film Festival alemán, sobre cuya primera ronda escribí ya en esta entrada. La cinta viene publicitada a bombo y platillo como la nueva The Blair Witch Project, tan sólo por estar hecha con cuatro duros y haberse dado a conocer al gran público gracias al boca a boca. Ahí, por suerte, terminan los parecidos.





Paranormal Activity parte de una base simple pero que requiere cierta complicidad por parte del espectador: tenemos una pareja, formada por Katie y Micah, y tenemos unos hechos misteriosos que ocurren en su casa, supuestamente debidos a que Katie experimenta una suerte de acoso por parte de una entidad sobrenatural desde que se incendió el hogar de sus padres cuando ella era pequeña. Su eterno prometido, el mencionado Micah, se propone ayudarla grabando y analizando los sucesos que tienen lugar bajo su techo. Lógicamente escéptico y jocoso al principio, con cada minuto de metraje Micah irá poniéndose cada vez más nervioso y convenciéndose cada vez más de que lo que sufre Katie no son simples alucinaciones ni es cosa de broma.


Hay que hacer hincapié en la elección de los actores (ni modelos ni famosos, el chico y la chica de la casa de al lado, como quien dice) y en su fenomenal actuación, sobria y convincente, sobre todo en el caso de Katie. Menos mal que Oren no sucumbió a los cantos de sirena de Steven Spielberg (otro enamorado de la película, e inspirador de uno de los varios finales alternativos de ésta) y renunció a convertir su modesto proyecto en la típica superproducción made in Hollywood.


Los personajes secundarios son muy pocos, y su presencia en pantalla igualmente discreta: primero un médium y después un demonólogo, cuyas respectivas apariciones tan sólo contribuyen a generar más tensión en la pareja: El primero por advertirles de los peligros de buscar contacto activo con la entidad que acosa a Katie, y el segundo por salir literalmente corriendo despavorido de la casa a los pocos segundos de poner el pie en ella. También hay otra chica, que se deja caer de visita de vez en cuando para enhebrar abalorios con Katie y distraer un poco a su amiga, pero su papel no pasa de lo meramente testimonial... al menos hasta los últimos minutos de la cinta. Pero no quiero que se me escape ningún spoiler.


Desde la íntima y exquisita factura (¿una peli tan, tan, tan indie que no la quisieron ni en Sundance?) al final arrollador (o finales, esta versión del director sí habrá que pillársela), pasando por los inevitables pero lógicos homenajes a Poltergeist y El exorcista, merece la pena ir al cine a ver Paranormal Activity, aunque seguramente la mejor manera de disfrutarla sea a solas y a oscuras en casa, dispuesto a absorber las trágicas vivencias de Micah y Katie como se merecen, con la ingenuidad de los ojos del niño que ve su primera peli de miedo.

1 comentario:

  1. Tiene buena pinta, pero antes de verla intentaré repasar Poltergeist :)

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails