jueves, 12 de noviembre de 2009

Aires más cálidos


Hacía tiempo que se mascaba la tragedia: un ordenador de más de cinco años, un usuario relativamente hardcore, pegado a la pantalla prácticamente 24/7, un sistema operativo acoquinado ante el constante vapuleo de los programas modernos, cada vez más exigentes (igual que su dueño, para qué negarlo)... Mi ordenador, viejo compañero de fatigas, empezaba a dar muestras de ídem, y por fin ocurrió lo que más temía: hace tres días tiró la toalla, se colgó para no volver a descolgarse más, y me dejó enfrentado a la pregunta del millón: ¿Formateo por tercera vez en un año o me las dejo largas?

También hacía tiempo que me rondaban la cabeza pensamientos impuros, la tentación de la infidelidad comenzaba a ser irresistible... quería un Mac. Pero antes tenía que ahorrar, las amantes de lujo no quieren saber nada de clientes desheredados, y a la hucha con forma de cerdito le rugían las tripas. Así pues, si el salto a Mac debía esperar, ¿qué hacer? ¿Formatear? ¿Por tercera vez en un año? ¿En serio?

Ubuntu is an African word meaning 'Humanity to others', or 'I am what I am because of who we all are'. The Ubuntu distribution brings the spirit of Ubuntu to the software world. 

No, aún tenía una opción, los rumores sonaban cada vez con más fuerza: Existe una alternativa, gratuita, y se llama Linux. El simpático pingüino, con tantos detractores como apasionados forofos, nunca había terminado de seducirme porque, reconozcámoslo, uno trabaja con el ordenador pero tampoco daría para protagonizar una serie a lo The IT Crowd. El caso es algún SO tenía que meterle al ordenador, así que hice de tripas corazón y de perdidos, al río: Favor que me hizo mi cuñado de grabarme la nueva versión de Ubuntu, CD de instalación al canto... y voilá. Se hizo la luz.

No voy a enumerar las virtudes de Linux porque ya digo que sólo hace un par de días que lo utilizo, lo más probable es que tanto sus más acérrimos defensores como sus enemigos declarados tengan parte de razón, pero sí puedo afirmar una cosa: A Dios pongo por testigo, que jamás volveré a usar Windows.

También es verdad que seguiré ahorrando para el Mac.

3 comentarios:

  1. Jeje, se te ve feliz, como niño con sistema operativo nuevo :)

    Bienvenido a un mundo sin ganas de matar :)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que dieses el paso. Mi primer ordenador Linux fue un netbook y tengo claro que será mi sistema operativo de referencia cuando decida renovar el PC de sobremesa (que tiene 10 años y aguanta genial con su XP)

    ResponderEliminar
  3. Yo sí que me alegro, menuda diferencia. Está claro que Linux tampoco es perfecto, pero a la hora de solucionar cualquier problema se lo pone infinitamente más fácil al usuario que Windows.

    Como curiosidad: siempre me había echado para atrás la idea de tener que introducir un montón de comandos a mano, pensar que necesitaría unos conocimientos de programación exagerados... pues bien, ahora me doy cuenta de que tras toda una vida lidiando con los tics de Windows, entrando y saliendo de paneles de control, consolas de errores, registros dañados, incompatibilidades varias, desactualizaciones críticas... en realidad introducir de vez en cuando un par de líneas de código (lo cual ni mucho menos es el pan de cada día, por lo menos en el nuevo Ubuntu) es un auténtico juego de niños.

    Mira, al final todavía tendré algo que agradecerle al Billypuertas y todo :p

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails